Cena junio 2017

Cena al amparo de la Giralda.

Quiso el avanzado y persistente calor apaciguarse, muchas noches llevaba  castigando sin tregua nuestro descanso nocturno.  Sin embargo, entrado ya el solsticio de verano, la noche del 22 de junio, para nuestro disfrute, se nos presentó de agradable temperatura y suave brisa que, desde el mar, subiendo por el Guadalquivir, nos predisponía al buen humor para compartir una amena y excelente Cena Fin de Curso bajo las estrellas con los amigos, como si los hados se hubiesen puesto de nuestra parte al saber que presidía nuestra mesa señora de muy alto rango.

Con las últimas luces de la tarde, unos tras otros fuimos desembocando en aquella  azotea del viejo barrio de Santa Cruz, todos con la misma expresión de alivio al salir a cielo abierto y recibir la primera bocanada de aire fresco para, inmediatamente después, rendirnos ante aquella cercana presencia.

Qué Majestad y qué hermosura la suya, tan añosa y tan espléndida, luciéndose y relumbrando en la noche que poco a poco la iba envolviendo con tintes de cobalto. Piropos no le faltaron que, ante su cercanía, nadie puede a ella sustraerse. Manuel Marín le dedicó la lectura de unas líneas alusivas a su historia y construcción como quien presenta a una convidada de honor. Todos en algún momento, al levantar la vista, quedamos, soñadores, prendidos en sus sebkas y ajimeces al tiempo de sorber un trago del oro fresco de una copa de buen vino.

Es imposible quedar insensible ante la presencia de la Giralda. Esta Sultana con abalorios de cristiana es envolvente y cautivadora, acaparadora, diría yo, casi inquietante por el poder que emana. Su misteriosa majestad traspasa el alma y su figura transmite lo que las palabras apenas pueden expresar.  Porque el arte es así: es o no es.

Transcurrió la cena agradable y distendida de tal modo que, al empezar la madrugada, las horas se nos habían escapado sin sentir. Llegó el último  brindis cargado de buenos deseos y con él las palabras de aliento de nuestro presidente, Mario José Mañas López, para seguir adelante por los caminos de al-Andalus.

Rosa López Almansa, 24 de junio de 2017CRÓNICAS DE VISITAS Y VIAJES