Monumentos andalusíes y mudéjares de Córdoba.

 

10 de Mayo de 2018: Centro Cívico “Las Columnas”. 20 h. C/Pureza, 79, Sevilla.
Conferencia: Conferencias“Monumentos andalusíes y mudéjares de Córdoba”. Por Manuel Marín Martínez”. 
El Arte hispano musulmán. El arte califal o cordobés. En el año 711 el Islam irrumpe en la Península Ibérica. Nace una nueva provincia del Imperio Omeya. Al-Ándalus.
En el año 756 Abderramán I, hace de al-Ándalus un emirato independiente.Córdoba es la capital del emirato. Comienza la construcción de la mezquita de Córdoba, la obra más importante del arte califal o cordobés. Sufre sucesivas ampliaciones durante el siglo IX, Emirato Independiente (Abderramán II) y durante el siglo X, Califato (Abderramán III, Alaken II, y Almanzor).
Las sucesivas ampliaciones de la mezquita de Córdoba respondían a la necesidad de acoger a una población cada vez más numerosa de una de las ciudades más importantes del Islam.
El arte musulmán adoptó en la mezquita de Córdoba como elementos propios:
• de la arquitectura romana, el uso de las dovelas bicolores
• de los visigodos, el arco de herradura
• además, introdujo el arco lobulado, variedad de cúpulas el yeso como material en la ornamentación.
En la construcción de la mezquita, aprovechan elementos arquitectónicos de edificios romanos y visigodos: columnas, capiteles y adoptan el arco de herradura.
Ya en el siglo X, Abderramán III convierte el emirato en califato independiente.
Durante el califato, la mezquita de Córdoba se amplía y se convierte en una obra llena de lujo y de calidad artística.
En esta etapa, el sistema de cubiertas viene caracterizado por el uso de las cúpulas de gallones (cúpula de gallos. cúpula que imita los gajos de una naranja) y de crucería califal (es la formada por el cruzamiento de arcos que no pasan por el centro, es decir, que no convergen sino que se cruzan recorriendo la cúpula de uno a otro lado) y un nuevo arco, el arco de herradura califal (el arco califal de herradura es más cerrado que el visigodo, y más estrecho en los laterales). Además, tiene las dovelas alternadas de colores y suele estar encuadrado por un alfiz (se trata de una moldura que enmarca o recuadra el arco en la arquitectura musulmana), trasdosado y con el despiece de las dovelas a la línea de impostas.
El Califa residía en el alcázar de Córdoba, situado junto a la gran mezquita. Unos años después de su autoproclamación, Abd-al-Rahman III ordenó construir, al oeste de la capital, la impresionante ciudad-palacio de Madinat al-Zahra, (años 936-976) convertida en residencia califal y en el centro del poder político de Al-Ándaluscon el fin de reflejar el esplendor del califato y todo el lujo, magnificencia y poder del último de los grandes califas cordobeses
Su construcción fue concebida sobre terrazas superpuestas, extendiéndose los jardines en la zona intermedia. Ciudad de vida breve pues sólo transcurrieron 70 años desde que fue fundada en el año 940 hasta su destrucción a manos de los bereberes en el año 1010, en que quedó reducida a ruinas.
En las últimas décadas del siglo X, Almanzor se hizo con el poder efectivo en Al-Ándalus; ejercía el cargo de hachib, una especie de primer ministro. Mientras tanto, el califa de la época, HishamII (976-1009), vivía recluido en el palacio de Madinat al-Zahra sin ejercer en lo más mínimo el poder político.Su muerte en año 1002 inició el proceso de descomposición política (fitna) que llevó al fin del Califato en el 1031. Manuel Marín Martínez