Palacios, casas, aljibes, baños,fuentes

El Conjunto de la Al­ham­bra y el Ge­ne­ra­li­fe necesitaba para satisfacer sus necesidades fun­cio­na­les la pre­sen­cia del agua.

Pro­ce­den­te de de­sier­tos y oasis, el mu­sul­mán busca ha­bi­tar lu­ga­res donde ríos y ar­bo­le­das le acer­quen a la idea del Jar­dín Ce­les­tial. En la cul­tu­ra is­lá­mi­ca, el pa­raí­so per­di­do es un jar­dín donde la na­tu­ra­le­za ofre­ce al hom­bre toda clase de bie­nes.

El agua he­la­da de Sie­rra Ne­va­da y la fuen­te del cer­cano río Darro hi­cie­ron de la Sa­bi­ka –o Co­li­na de la Al­ham­bra– el lugar ideal donde for­jar un pai­sa­je idí­li­co.

In­ge­nie­ría y di­se­ño se die­ron la mano de ma­ne­ra ma­gis­tral para crear imá­ge­nes car­ga­das de poe­sía y fan­ta­sías es­té­ti­cas, donde la ar­qui­tec­tu­ra no ter­mi­na en el le­van­ta­mien­to mural.